Zoom in, zoom out

En los últimos meses he escrito mucho sobre salud mental o cómo mantenerte mentalmente sano mientras emprendes. Demasiada gente a mi alrededor ha forzado la maquinaria y se ha quemado, así que compartiré hoy otra de las estrategias que empleo para esquivar el burn out.

Consiste en acercarte o alejarte de tu negocio según te convenga.

Por ejemplo, cuando comienzas a escribir una newsletter es muy común que las primeras bajas te duelan. «A gurrumino234@yahoo.com y a sexyfox_umami@hotmail.es ya no les interesa lo que escribo», puedes pensar, observando con pena la lista de unsubscribed. «No tenía que haber contado eso». Entonces te muestras cada vez menos vulnerable, opinas menos, rellenas más. Tus emails son cada vez más genéricos, conectan menos y esto provoca todavía más bajas.

Asume que siempre habrá un porcentaje mayor que cero de gente que dejará de leerte. O de gente que comentará negativamente los vídeos que subas a tu canal. A medida que crezcas en audiencia también lo hará la gente a la que dejes de interesar, te juzgue sin conocerte o, simplemente, no te soporte y quiera hacértelo saber.

Así que hago zoom out. Observo mi negocio desde arriba. Métricas y ratios. No trato de complacer al 100%. No espero un 0% en nada que dependa de las decisiones de otras personas.

Pero no me desvinculo emocionalmente de mi negocio por completo y lo controlo siempre en zoom out, como hacen algunas startups al convertir a sus clientes en números. Hago zoom in. Entiendo que la comunidad no la forman solo 700 personas, sino que la forman Álex, Mireia, Leti, César… Solo «bajando al barro», hablando con tus clientes, usuarios o lectores, aceptando su individualidad y singularidad, puedes llegar a conocerles y, con ello, conocer qué necesitas hacer para construir algo de valor.

Solo haciendo zoom in puedes crear un negocio exitoso y sostenible. Solo haciendo zoom out puedes hacerlo sin perder la cabeza.

La clave es saber cuándo hacer una cosa o la otra.

PD: Antes escribía en este blog. Ahora comparto ideas y aprendizajes para emprender en la newsletter de SinOficina. Recíbela tú también cada domingo:

¿Quieres compartir este artículo?