Trabajo mejor bajo presión

Hoy es uno de esos días en los que no sé qué escribir.

Me han insistido muchas veces en que si tengo un blog tengo que tener también un calendario editorial. A ser posible con varias entradas en buffer, para así siempre tener algo que publicar.

Pero como lo que termino compartiendo el domingo suele estar tan influenciado por la propia semana, y todavía me resulta bastante j*dido esto de predecir el futuro, acabo encontrándome demasiados sábados (o domingos por la mañana) frente a una pantalla en blanco sin saber sobre qué escribir esta vez.

Una cosa es segura: trabajo mejor bajo presión. Aunque esto ya lo sabía yo de mis años universitarios; mi rendimiento la noche anterior al examen era sobrenatural. Lástima que en una carrera como arquitectura esto no fuese suficiente la mayoría de las veces, pero eso ya es otra historia.

En fin, Bosco, céntrate.

Mi vida ahora mismo es bastante monotemática. Desde que volví de Colombia en agosto no he viajado al extranjero y no creo que lo haga hasta bien entrado el 2019. No hay más que pasarse por mi Instagram para comprobar que no he compartido nada desde hace meses. ¿Para qué usa la gente Instagram cuando no viaja o produce contenido creativo? Ahora estoy más en Twitter y le estoy cogiendo el gustillo. Curioso que prefiera Instagram cuando viajo y Twitter cuando emprendo. Bueno, en realidad no es tan curioso.

Esto no quiere decir que no esté disfrutando de esta etapa. El proyecto de SinOficina me apasiona. Aunque no sé hasta qué momento podré seguir llamándole “proyecto” porque ya somos 60 miembros en menos de 3 meses, así que va para largo.

Estos últimos días he estado creando los grupos de mastermind.

El haber vivido desde dentro la burbuja del emprendimiento me ha hecho obsesionarme con fomentar la acción y la creación dentro de la comunidad. La materialización de la idea tiene premio. ¿Por qué voy a mostrar los testimonios de siempre («oh, sí, esto mola mogollón») cuando puedo mostrar sus proyectos reales?

Luego vino el canal de Progresos para animarnos a compartir los pequeños pasos y las últimas sesiones del año donde compartiremos nuestros objetivos con el resto de miembros.

Así que ahora, para continuar con esta filosofía enfocada a la acción, estoy creando grupos de 2 a 4 personas con proyectos en la misma fase y con el mismo modelo de negocio de manera que tengan entre ellos un seguimiento más cercano y puedan así motivarse, ayudarse y hacer crecer sus proyectos juntos.

También he creado sub-comunidades por ciudades dentro de SinOficina para informarse de eventos, aconsejar lugares de trabajo o quedar a tomar algo. Ya son cuatro las ciudades y en Valencia hicimos la primera quedada hace unas semanas. Este jueves haremos otra quedada en Barcelona.

En fin, creo que ya he hecho un breve repaso de los últimos días. Es increíble ver cómo está evolucionando el proyecto y esto es en gran parte por las ideas que surgen desde la propia comunidad que a mí no se me habrían ocurrido.

«Solo caminarás más rápido, acompañado llegarás más lejos»

Nunca entendí tan bien el proverbio como ahora.

* * *

PS: Si sueles leerme sabrás que el hecho de ser minimalista me hace no ser demasiado fan de los regalos físicos que se hacen por cumplir en Navidad. Así que se me ocurrió hacer esto. ¿Se te ocurre alguien?

PD1: Publico una newsletter semanal que reciben +4,000 suscriptores con reflexiones como estas y recursos para emprender en remoto. Recíbela tú también cada domingo:
PD2: ¿Te mola? Compártelo ✨

4 comentarios

  1. Lo de trabajar cómo nadie bajo presión es pura verdad!

    Si siempre produjera al nivel que lo hago en el último momento, sería un fenómeno de la naturaleza! Y eso quiere decir que sí es posible serlo.

    "Sólo" hay que encontrar el cómo sostener ese ritmo de productividad de manera sana y enfocada.

    Si alguien tiene la fórmula....bajo presión se la compro! 😉

    Gracias por compartir tus pensamientos bajo y sobre presión Bosco. 🙂

    1. Hay que encontrar el modo de psicológicamente ponerse en modo "presión de última hora". Repasando mentalmente en realidad te das cuenta que lo que haces ahí es principalmente una cosa: foco. Es decir no existe nada más que ESO y lo demás se postpone. Si realmente hacemos una cosa sin distracciones estaría bastante cerca de ese efecto... aunque los que somos tan dispersos como yo lo tenemos que trabajar a saco.

      Por cierto Bosco me ha molado mucho! La entrada de "no se me ocurre nada" pero resulta tema guay y el regalo que voy a hacer ya a una persona que tengo en mente mínimo. Que pruebe al menos SinOficina que le va a flipar 🙂