Adrenalina

Shanghai desde The Bund

La única cosa que hace posible la vida es una permanente e intolerable incertidumbre de no saber qué sucederá después. - Ursula K. Le Guin

Hace unos años mi amigo Christian y yo decidimos probar a hacer paracaidismo. Un salto desde 4000 metros y una caída libre que duraba casi un minuto. Recuerdo todo muy bonito hasta que me planté enfrente de la puerta del avión, vi la vista rollo Google Earth que tenía abajo y pensé "joder, esto es real, y ya no me puedo echar atrás".

No había tenido la misma sensación hasta que anteayer despegó el avión a Shanghai. Después de meses de planes, ideas y contratiempos, la realidad de que me iba solo a recorrer Asia durante 9 meses con una mochila de tamaño Ryanair como único equipaje era abrumadora. Y ahí estaba yo, embutido en mi asiento, con un colocón de adrenalina que ni Jason Statham en Crank, y que me duró bastante más que aquel salto en paracaídas.

Ahora ya no me puedo echar atrás, ni quiero. Adelante quedan 9 meses del máster que he decidido estudiar.

---
La foto es del centro financiero de Shanghai visto desde el Bund (Cuelgo más fotos en mi Instagram, ya que Facebook y Twitter están bloqueados en China). Pasaré 5 días en Shanghai en casa de mi amigo Juanan (¡gracias grande!) y aprovecharé también para visitar Hangzhou y Suzhou antes de volar a Pekín.

PD: También comparto lo que descubro y aprendo en Twitter. Y si quieres que te avise cuando escriba una nueva entrada y te la envíe, puedes suscribirte aquí:

4 comentarios

  1. Buufff, puedo notar esa misma sensación en el estomago...yo me voy con dos maletazas, y a un sitio menos exótico...pero si, algún día me veré en esas, no tengo la menor duda...

    Me parece genial, ese curso que vas a hacer me lo apunto...XDD

    Chu!!

  2. Pues acostúmbrate porque esa sensación te durará bastantes meses (ojalá los 9)... Viajar ligero de equipaje es lo mejor y eso que por aquí (arriba) hace aún frío... Así y todo viajar liviano es la mejor sensación de libertad que seguro disfrutarás 🙂

    Uhmmm qué emoción 😀