14 de diciembre en Madrid

A mitad de año se me cruzaron los cables: decidí organizar un evento.

Pero empecemos por el principio.

Cuando ideé SinOficina como coworking online, el objetivo era que te permitiese contar siempre con el apoyo de tus compañeros estés donde estés, sí, pero sin que esto sustituyese las relaciones cara a cara.

Por eso creé los sub-grupos por ciudades. Así era más fácil hacer quedadas locales para trabajar, ir a eventos juntos o simplemente tomar algo y conocernos.

Pero había que hacer algo más. Algo que nos uniese a todos al menos una vez al año para desvirtualizar y “bajar a tierra” ese buen rollo que se vivía en la plataforma online. Y surgió la idea de hacer el evento SinOficina.

¿De qué trataría un evento para gente que trabaja sin oficina? Evidentemente, de trabajo en remoto. No había en España ningún evento profesional sobre el tema dirigido al público hispanohablante.

Fácil, ¿verdad? ¡Juas! No sabía dónde me metía.

Hoy, varios meses más tarde —y a falta de mes y medio para el 14 de diciembre— ya soy plenamente consciente de la locura que es organizar un evento. Sobretodo cuando es tu primer evento. Con ese monstruo interno llamado miedo susurrándote al oído: “¿Y si no viene nadie? ¿Y si a nadie le interesa? ¿Y si fracasas?”.

Por fuera das la impresión de que todo va a salir bien; por dentro eres un mar de dudas e inseguridades.

Pero tener cerca a María y a Corti, contar con el apoyo de Juan, la inspiración de mis amigos de Product Hackers y la ilusión de la comunidad hacía que creyese que era posible organizar un evento como este tan solo un año después de lanzar el proyecto de SinOficina.

Día a día iba viendo que la gente respondía, que confiaba en esto y pensaba: “¡j*der! ¡que esto es real! ¡que lo estamos haciendo!”.

Los ponentes respondieron y se subieron al carro enseguida. Vienen a Madrid desde Canarias, Barcelona, Valencia o Cantabria a compartir sus experiencias liderando equipos de trabajadores en remoto.

Los patrocinadores también respondieron. La entrada al evento cuesta 19€ e iba a ser necesaria la ayuda de patrocinadores para cubrir los costes. Es curioso que cuando vas a eventos ves a los patrocinadores como “los pesados de la publicidad”, pero cuando estás organizando un evento te das cuenta del papel tan importante que tienen en hacerlo realidad y nunca más los vuelves a ver de la misma manera.

Y lo más importante: la comunidad de freelance, emprendedores y teletrabajadores también respondió. La primera semana se vendieron un tercio de las entradas y hoy solo quedan 22 de las 150 plazas disponibles.

No sé exactamente qué conclusión sacar de este artículo. O si hay alguna. Es raro compartir reflexiones de un evento que no se ha realizado todavía pero todo esto también es parte del camino.

Todos los miedos, todos los nervios y todo el esfuerzo que hay detrás. Pero también la ilusión y el darse cuenta de que no es el universo el que conspira a tu favor, son las personas de las que te rodeas.

* * *

PS: No hay mejor momento que este para invitarte a venir al evento. Si eres freelance, emprendedor online o trabajas por cuenta ajena en remoto.. ¡vente! Trabajes desde casa, desde un coworking o desde la cafetería moderna de tu barrio. El evento está abierto a todo el mundo y no es necesario que formes parte de SinOficina.

Las ponencias molarán, pero además hemos preparado con mucho mimo actividades de networking y otras sorpresas para que te vayas de allí habiendo conocido a otros profesionales con los que crear sinergias mucha buena gente con la que pasar un gran sábado.

Échale un ojo y apúntate. ¡Pero rápido que apenas quedan entradas!

PD: Publico una newsletter semanal que reciben +4,000 suscriptores con reflexiones como estas y recursos para emprender en remoto. Recíbela tú también cada domingo: